eXp. @ACADEMIA15M

Previsualizar Visitar

oreja de Judas #seTas otoño
Previsualizar Visitar

los 5 avisos
Previsualizar Visitar

bar free @OccupyInferno
Previsualizar Visitar

Carmenadas Marhuenda

Dedicao Marhuenda a la siempre ingrata tarea de dirigir 1 periódico en época de crisis, nos estamos perdiendo al prodigioso propagandista que debió ser cuando era amigo de Rajoy y luego intentó domesticar a Zapatero con el prestigio adquirido a base perder elecciones y votos de forma tan miserable que si no se retiraban solos sus protegidos, los mantenían los suyos por pena a falta de otro. Curiosa donde las haya su forma de ganarse la publicidad del ayuntamiento Madrid con flores prohibidas.
- Pues si no se anuncia Carmena, podemos anunciar las floristerías, donde la matriarca de los Pajol se hizo 1 capital que rebosa hasta en los paraísos fiscales, pues como ya se sabe, los caminos de la gente pudiente son inescrutables y el listón de las agencias y medios de la Púnica recomendando a Rubalcaba que se afilara los colmillos a lo Drácula en plena campaña #20n 2011 se antoja insuperable, pero si yo fuera el concejal Zapata, ya le habría echao la cuenta a Marhuenda de los anuncios de la Botella, pues no se debe olvidar que Marhuenda llegó a la dirección de la Razón cuando el anterior fue puesto por Rajoy al frente de la agencia EFE, que ni se anuncia ni los admite, y por tanto simultáneo al ministerio de Gallardón. En lo de las flores prohibidas, de Susana Després, actriz francesa no menos célebre que Carmena, que parece ser la dama por la que beben los vientos los de la caverna, en su tiempo, se recuerda la anécdota en la que estando en su camerino del teatro acompañada de sus 3 más fervientes admiradores de su arte y belleza, hombres riquísimos como Marhuenda y sus generosos protectores y la actriz, medio en broma lanzó de repente estremecedor suspiro de forma que los 3 admiradores, a cual más solícito, preguntaron la causa de tan hondo pesar, a lo que contestó que se sentía muy desgraciada.
- ¿Y qué necesita pa ser feliz? La pregunta soñada a la que la histrionista respondió con fingida seriedad:
- Pa alcanzar la felicidad me faltan 3 cosas: 1 coche, 1 collar de perlas y 1 orquídea. Los 3 admiradores quedaron meditabundos y a poco se despidieron de ella, no sin saludarla de modo harto expresivo que parecía significar:
- Vd será feliz. Y efectivamente, al día siguiente cuando la inolvidable artista llegó al teatro la esperaban de parte de sus 3 acaudalados admiradores 3 lacayos con 3 orquídeas.