eXp. @ACADEMIA15M

Previsualizar Visitar

oreja de Judas #seTas otoño
Previsualizar Visitar

los 5 avisos
Previsualizar Visitar

bar free @OccupyInferno
Previsualizar Visitar

#30O Espartanos !

Llevo unos días rondando el número redondo 300, también por la célebre película, con la apetitosa lectura de la introducción de Luis M. Macía Aparicio a la comedia Pluto, última de las conocidas de Aristófanes fechada el -388 ó hace 2.400 años, por ser temas si no de actualidad, que he tratao frecuentemente como argumento o parte de manera creo que superficial en algún aspecto, por ejemplo hacer referencias a las guerras del Peloponeso en singular cuando fueron plurales y además entre varios elementos cambiantes, las famosas ciudades estao de la antigüedad que resistían el poderío de imperios, pero también por interesarme mucho la época y sitio en el que vivieron grandes genios como Aristóteles, Sócrates, Diógenes, mis preferidos además de Aristófanes, pero también Alejandro Magno, Sófocles, Platón, Eurípides, hasta 10 ó 12 clásicos universales en lo suyo que luego no se han repetido en el mismo sitio ni creo yo que en ninguno, me refiero a la cantidad además de la categoría de ca 1 de ellos, de hecho apenas recordamos ningún griego contemporáneo ni menos posterior a estos. Pero volviendo a la película y tal como se deduce, hay 1 victoria verdaderamente increíble de 1 minoría aguerrida contra 1 ejército mucho más multitudinario, pero también 1 gran derrota final que provoca por ejemplo que ya no se escriban más comedias ni se hagan olimpiadas ni esas cosas que se recuerdan de esa parte del Mediterráneo. Si lo reducimos a ciudades, hay 2 estrella del Peloponeso, Atenas, cuna de los grandes intelectuales, el teatro, la democracia, muchas cosas, y Esparta, la de la disciplina, que junto con el resto contendían entre ellas en diversas alianzas, y lo mismo unidas contra el imperio Persa de Oriente. En esas escaramuzas fue la 1ª vez que los griegos comandaos por Alejandro Magno, cuyo instructor fue Aristóteles, vieron elefantes cuando invadieron Asia. Y también se ha revelao recientemente 1 tribu o pueblo perdido en el Himalaya que se cree descendientes del ejército heleno, como si hubieran llegao al paraíso prometido por los soñadores. También mi frase preferida con la que acaba la película sobre el emperador de la antigüedad de Oliver Stone en boca del narrador:
- Al final los soñadores cansan a sus pueblos, pero mi palo preferido, creo que transversal en muchos temas que he tocao (aún por confirmar, pero nadie ha desmentido que los templos religiosos de esa época convulsa, de los que se conservan algunos en varias partes del Mediterráneo, cumplían la función de bancos) es el mito o creencia de Eleusis, peregrinación ritual que se hacía 1 vez en la vida, como rito de iniciación a 1 templo en el que se servía 1 sustancia alucinógena que se ha identificao con el alcaloide precursor del LSD, contenido en el Claviceps purpurea, el Diablo de las praderas sin arar, Además de la sorpresa relativa de que los bancos y los templos podían ser la misma cosa también es relativamente nuevo saber que los mitos o creencias en deidades múltiples, caprichosas, capaces de lo mejor y lo peor que además contenían 1 argumento o enseñanza también estaban más relacionaos de lo que se pudiera creer con las autoridades políticas en ca 1 de las ciudades estao, que muchas veces eran los ricos cuyas fortunas podían sostener tan largas y costosas guerras de dominio. Imaginemos 1 incursión de 1 ejército en Asia, pero también la peregrinación ritual a 1 templo, o a ver competiciones deportivas e incluso representaciones teatrales. En ese sentido, el descrédito de las creencias establecidas no estaban tan relacionadas con la solidez de sus argumentos y rituales como en la suerte del ejército local en la batallita de turno. Los propios juraos populares en las calles de Atenas, como los que condenaron a muerte a Sócrates por cuestionar las creencias de la ciudad, pues otras como pervertir a los jóvenes cuando los propios dirigentes eran bastante liberales parecen añadidas a la causa general, que les debería dar vengüenza a los acusadores cuando se trataba de 1 viejo que vivía casi como 1 mendigo por las calles, casi suena a turba o tumulto cuando no sale alguna cosa bien. Las propias comedias de Aristófanes que incluían personajes y situaciones de la época, también parece obededer al descrédito generalizao. Quiero decir que a lo mejor los que estamos acostumbraos a contender intelectualmente con religiones y sectas fuertes deberíamos ver las creencias de los antiguos casi como los equipos de la liga de fútbol y sus 7 u 8 enfrentamientos del siglo de cada temporada, pura exageración más relacionada con el #turismo incipiente que con la espiritualidad. En ese sentido, tumbar o cuestionar 1 creencia era parecido a echar 1 entrenador o hacer 1 fichaje por el anterior equipo enemigo, y no fruto del pensamiento refinao.