Tag Archive: reportaje



The songlines, otro intento de traducción de otro título por otra parte intraducible de puro imposible, donde sigue unas palabras pa las becarias, a los que les den: el significante es el lobo del significao, las formas se papean los contenidos, vale, ya está requetedicho. En mis pesadillas más insoportables también me tiro la cama de 1 salto y hasta enciendo mi cafetito negro light que consiste en hacer 1 montañita hacia el centro del recipiente por donde sube comuna exhalación el agua hirviendo, pelín americano conel inconveniente que solo se puede rebajar y enfriar de paso conotro chorrito de agua fría sise precisa su rápido efecto ligeramente euforizante, pero no liofilizar concentrao comolos delos barra o bar que a veces parecen carajillos molotov de puro masticables. 1º tendría que ver en qué cafetera se hace y luego quedarme con la cara de quien lo haga, sino no cotizo ni enel café ni enlas apuestas por demás, que es por donde se empieza, meto dudas enla gente que lo 1º que hace es pasarte la gorrilla cuando llegas hasta por 1 café de la cafetera compartida, que inmediatamente después intentarán hacerse proxenetas de tu magro bolsillo pa dominarte desde ahí. Enla pesadilla quelo cuento enciendo la ruinosa radio del momento preparao pa saltar común resorte en medio deotro delirante alarido más camacho que Hilario que machado por Antonio y comuna mula cerril tirarme al enchufe pa arrancarlo con saña de cuajo sime sueltan al Bisbal. Ya está armao el café, qué día, qué semana, qué mes, qué año, digo, me esperan.
- ¿Y ésto por qué?, pues enlos sueños más profundos queme recuerdo acabo cayendo que sigo siendo 1 poco creyente enel cargo fantasma de las islas de Nueva Guinea enel océano Pacífcio. La animadversión que dice sentir Nicole Kidman alas arañas y sus entretelas solo tiene parangón conla que siento yo contra las sectarias delos santurrones, pues 1 error se comete en 1 momento dao pero 1 que dura semanas, meses y años subyugadas a curillas quelas esquilman porque las prohíben cosas, no sé yo, cualquier cosa antes quelas incontables estrecheces, y no sólo mentales, que asolan sus lúgubres existencias así derrochadas. Ese secreto, igual quel de la filantropía, apenas me avisan con tiempo, también elde las visitas a mi telaraña, siempre preocupao porel coste de la transferencia de datos y no recargar los archivos de objetos, en loque me dejo hasta las pestañas, pero no importa, siguen siendo tumbas bien cerradas y mejor enterradas, ya digo, pero la forma discreta delos artículos que typewriteo esel método delos lugares practicao por Cicerón el latino histórico de quien también venimos en Spain, la antigua España, nuestro querido país malograo, más conocido el método como palacio enla memoria a partir del recuerdo de Simónides de Ceos, que hace 2.500 años fue capaz de recordar los asistentes desaparecidos en 1 banquete, sepultaos bajo el techo que se derrumbó, recordando el lugar enel quese habían sentao:
- En mis discursos recorro mentalmente una casa, describió Cicerón, la entrada, la cocina, las habitaciones, los sanitarios, las vistas al exterior o escaparates, na se queda sin hablarlo. Aunque sólo podemos captar una porción del mensaje o mensajes ajenos concebidos como quesos o tartas que nos llegan o lo intentan, incluso enlos mejores casos (por ejemplo loque nos pasó inadvertido en su momento pero que luego nos hace sentir tan bobos) la construcción de los relatos es indispensable pa que haya estrategia, continuación, estructura, incluso relato. Ahondó en lo de los hilos invisibles Bruce Chatwin revelando el secreto de los aborígenes australianos, las religiones son caminos y en su caso los pobladores primitivos de Australia heredan recorridos cantaos de memoria pues la poesía está en el origen del cuento y como dije, los aborígenes australianos de naturaleza nómada son otro registro fósil de nuestros lejanos antepasados que inventaron los lenguajes de signos tan prolíficos de puro inagotables y además con un sentido eminentemente práctico: cada songline es el mapa de 1 sendero, que es loque se hereda. A medias entre el mito y la leyenda urbana, y como demostración del poderío de la antigua Creta, el rey Minos impuso a Atenas el sacrificio anual de 7 muchachas y 7 muchachos elegidos entre sus familias principales que hacía entrar enel laberinto pa ser devoraos porel Minotauro. Teseo, héroe de la antigüedad, príncipe de Atenas, se ofreció a compartir la suerte delos jóvenes destinaos al sacrificio ritual y dentro del laberinto dio muerte al Minotauro, monstruo con cuerpo de Hom@ sp? y cabeza toro, y pudo encontrar después la salida siguiendo el hilo tendido del ovillo quele había dao Ariadna, otra hija de Pasífae y Minos, hermana traidora, luego traicionada de Fedra, dada después por esposa a Teseo, pues las cañas entre Atenas y Creta se volvieron lanzas, por otro hermano llamao Deucalión. Son las base datos relacionales mediante las repeticiones delos campos clave o llave conocidos como enlaces, URL, link el único hilo quese puede seguir en Internet. Que note engañen becaria, quelos debieron estudiar pa futbolistas y los deportistas en general son muy brutos, oye mi canto de ocasión pa tí si has llegao leyendo hasta aquí: si son lamentables los amos quete acosan sin gracia, alos que llevas y recoges el café y las babas a cambio la lismona, empleos precarios alos quete parece y siempre te parecerá que has llegado en patera, pero que, silo miras, también los estás dando de comer conel trabajo nunca pagado queles sacas adelante, tus Magister son la crème de la crème, na te enseñarán porque ni ellos mismos se entienden, no ya el sentido de la vida, sino entrellos. Queme aspen silo que dicen, más bien gritan tiene algo que ver con algo razonable. Hasta es posible quelas paparruchas que Os telepredican siesos comoel Travolta y Tom Cruise que tanto gustan, olas ingenierillas de Sistemas puede que informáticos quese gastan losde Tele 5, pues pinta de enfermeras de la extinta Seguridad Social no selas ve, igual quelas aeronáuticas de la palangana yel tentetieso olas matemáticas con perdón de las calculadoras solo sean comparables entrellas, si tienen comparación con algo. Ya sé ques chungo hablar delo hueco ylo vacío y más pa quien no quiere ni oir pero enlos lenguajes de programación informática también hay sintaxis como enla gramática y además estricta, pues tiene que ser exacta pa poder pasar pantalla, aunque síse permite yse prefiere el procedimiento más económico enla definición blanda de Santiago Niño Becerra, lade la escasez. Pero esque sin sintaxis apenas se puede ni pensar, la hilación de las ideas olas palabras, sino son lo mismo, pero siguiendo 1 orden, poreso gritan cuando creen que hablan, siempre conla boca abierta.
- La evidencia esla demostración más decisiva, Cicerón y hoy, queme he preparao café magno de verdad y estoy derrochón, es muy fácil, en 1 papel en sucio escrito por el otro lado escribes tu sendero de hilos invisibles o las dependencias de la casa que vas a visitar, como Cicerón, no te plantes en el título ni en los subtítulos pues las formas igual que los significantes son espejismos que te enredan, lo que se cuenta son los significados también conocidos como contenidos, cuenta lo que se cuenta y no cómo. Te puedes imaginar el recorrido de una línea del tren de cercanías de estación en estación, una espiral hacia dentro, una estrella de 5 puntas siendo cada punta 1 tema tocado pero si sólo quieres iniciarte en este método que puede dar cierto sentido a lo que te mandan hacer empieza por visitar imaginariamente una casa o recorre con el pensamiento cual arroyo cristalino que se descuelga desde las montañas nevadas, verás los resultaos de inmediato si no te pierdes ni te enredas.

Share

Capa en España

1º de mayo en Madrid

Europa central, 1913

En el seno de una familia judía de Budapest, Hungría, nació Endre Enro Friedman. En los talleres Leitz de Weztlar, Alemania, el ingeniero Oscar Barnack fabricó un prototipo de cámara de fotos con el formato de la película de cine ya existente. La Leica I fue presentada en 1925. Era extremadamente pequeña y ligera en comparación con las que se habían usado hasta entonces, equipada con un objetivo de 50 mm. con diafragma abierto hasta f 3.5 y 6 pasos de obturador entre 1/25 y 1/500 de segundo. Aún sin telémetro de enfoque, incorporado en la Leica III (1933), flash y fotómetro, los fotógrafos, en palabras de Kertesz, empezaron a divertirse haciendo fotos.

Berlín, 1930

En joven Endre Friedman, exiliado de Hungría por su militancia de izquierdas, se compró una de las 50.000 Leicas que ya se habían fabricado e intentó ganarse la vida como fotógrafo en los periódicos y revistas ilustrados con fotos de actualidad. La prensa estaba en el centro de todas las batallas ideológicas. Las fotografías de actualidad, posibles con las nuevas cámaras ligeras, eran la gran novedad para un público ávido de información que acababa de conocer la radio y ni siquiera sospechaba el impacto que causaría en sus retinas el gran invento de la televisión.

Paris, 1933

Huyendo otra vez, ésta de Hitler por su condición de judío, Andrés Friedman, su novia Gerda Taro (alemana, de izquierdas) y su amigo “Chim” Seymour (polaco, judío, de izquierdas y fotógrafo) se inventaron al fotógrafo internacional Robert Capa. Gerda vendía por los periódicos las fotos de este misterioso aventurero militante de causas justas. Es así como Robert Capa (inicialmente, la sociedad que formaron Gerda, Andrés y “Chim”) tomó parte en la guerra civil española.

España, 1936

En agosto de 1936, resguardao enuna trinchera de Cerro Moriano, Córdoba, Andrés/Robert Capa estiró la mano con su Leica y sin mirar captó la imagen del miliciano cayendo herido de muerte. Esta foto llegó a la prensa francesa en el mes de septiembre de ese primer año de guerra y marcó para siempre el enorme impacto internacional de la contienda española. Aún no ha aparecido nadie que diga ser el muerto de “El miliciano cayendo herido de muerte”, el personaje de la célebre foto de Capa, sin embargo sí se ha vertido sobre esta imagen una sospecha de ser un montaje propagandístico, una escenificación interesada. Capa explicó que la hizo sin mirar, sacando la mano desde la trinchera en la que él mismo acababa de resguardarse y disparando la cámara un par de veces al azar. La efectividad de la foto (la primera instantánea de una muerte, su inmediato impacto internacional, la fama imperecedera que proporcionó al fotógrafo) es el único dato que ofrecen los incrédulos para sembrar la duda: es tan rematadamente impresionante que hasta parece mentira. Las fotos inmediatamente anteriores y posteriores a ésta corroboran la versión de fotógrafo. El contexto también está a favor de la autenticidad de esta imagen. Hasta ese momento Robert Capa era el seudónimo de los fotógrafos Andrés Friedmann y Chim Seymour ayudaos por Gerda Taro, la novia de Andrés, para distribuir el trabajo realizado en común. Esta foto tomada en los primeros meses de la Guerra Civil fue la que identificó a Capa con Andrés Friedmann. Chim Seymour continuó fotografiando por su cuenta y con su nombre el resto de la guerra. De haber sido un montaje premeditado, probablemente no habría sido Andrés Friedmann/Robert Capa el fotógrafo elegido y de serlo, habría hecho participar a sus socios. Por otro lado, el desconcierto de la imagen (una foto un poco desencuadrada, desenfocada, movida y defectuosamente iluminada) demuestra a cualquiera que haya tenido una cámara en las manos que no es una foto premeditada o preparada. El azar y Andrés Friedmann/Robert Capa fueron los autores de la imagen más conocida del siglo. Una vez que Chim Seymour decidió continuar la guerra por su cuenta y con su nombre, Gerda y Robert Capa fotografiaron en Valencia los actos del Congreso de Escritores Antifascistas de 1937, con Tolstoi, Malraux y Bergamín entre otros participantes.

 Bunker de la guerra civil española

Brunete, 25 de julio de 1937

Gerda siguió con los escritores hasta los actos de Madrid, donde los intelectuales se reunieron con el poeta Rafael Alberti, y Guadalajara, donde visitaron el frente de guerra y homenajearon a los soldados republicanos. Continuó sola hasta Brunete, donde cayó accidentalmente del estribo del coche enel que se había encaramado pa fotografiar el frente y fué atropellada por un tanque republicano T 26 de fabricación rusa que se batía en retirada marcha atrás. Murió enel hospital de campaña del Goloso en presencia de la escritora Maria Teresa León, que recordó el triste suceso en sus memorias. Siempre enel bando republicano y ya en solitario, Capa realizó un amplio reportaje, no sólo de la guerra, también fotografió niños, calles, campos, soldados escribiendo y leyendo cartas o en plena clase de alfabetización, protecciones a las obras de arte, mítines políticos y encuentros con intelectuales y retrató a todos los personajes de la época que se pusieron a su alcance. En todas las fotos, Capa se reveló como un admirable admirador de todo lo humano, de todos los gestos, de todas las caras, de todos los trabajos y actividades, de todas las situaciones, de todas las edades. El tema de Capa fue lo humano. Las fotografías anteriores la Leica y a las publicaciones periódicas ilustradas con fotografías de actualidad, es decir, anteriores a 1930 son más estáticas, más contemplativas, más reposadas, más pensadas o planeadas. Capa incorporó la acción por igual a la fotografía y al reportaje. El salto que suponía tener armada la cámara ante cualquier situación a tener que armarla con el pesado trípode, las placas de vidrio o películas emulsionadas, más grandes, más aparatosas en el manejo y más exigentes en la medición de la luz, mucho más lentas en todo el proceso fotográfico, es más o menos el salto que se refleja entre las fotos de escenarios de la muerte y fosas de cadáveres de la Guerra de Crimea de 1855, muy meritoria obra del reportero pionero Roger Fenton, y el reportaje vivo aún hoy, pues fue captado directamente en el límite entre la vida y la muerte, que realizó Capa en la guerra civil española. Pegando trozos de contactos y pequeñas ampliaciones de algunas fotografías, Capa fue rellenando unos Cuadernos de Guerra en España (1936-1939), editados parcialmente en Valencia, en 1987, que demuestran que tenía voluntad narrativa o vocación de reportaje en la realización de su trabajo. Una selección de estas fotografías, recopiladas y ordenadas por el propio Capa, y que probablemente estaban destinadas a ser expuestas en el Pabellón de España de la Exposición Universal de Paris de 1939, igual que el Guernica de Picasso, apareció dentro de una maleta que había pertenecido a Juan Negrín, presidente del Consejo de Ministros de la II República Española, junto con otros documentos sobre la guerra en Suecia, en marzo de 1979. Es la más completa colección de fotografías de Robert sobre la guerra civil española y la más cercana al autor (algo importantísimo en fotografía), pues las eligió y probablemente las positivó él mismo. Para el Estao español, propietario legítimo, esta colección sólo tiene parangón por su incalculable valor emocional con el Guernica de Picasso y merece ser expuesta permanentemente. De alguna manera Capa se hizo fotógrafo en España y es por tanto un fotógrafo español, el mejor de todos los tiempos. El reportaje definido por Gísèlé Freund, fotógrafa de la agencia Magnum especializada en retratos de intelectuales y excepcional divulgadora de temas fotográficos, algunos recogidos enel ensayo titulao en España La fotografía como documento social (1974), “debe tener un inicio (la foto 1 de la Colección del Ministerio de Asuntos Exteriores español la tomó Capa en la Puerta del Sol el día de su llegada a Madrid) y un final (las 4 últimas fotos, hasta la 97 y última de la citada Colección reproducen la huida a pie hacia el exilio en Francia de familias enteras), definidos por el lugar (España), el tiempo (1936-1939) y la acción (la guerra civil). En torno a una imagen central (el miliciano cayendo herido de muerte) que resume todos los elementos de la historia, están agrupadas cierto número de fotos que la cuentan en detalle”.

Nueva York, 1947

Capa tituló uno de sus libros Slightly out focus (ligeramente desenfocado) reivindicando la estética de lo borroso -fotos movidas, desenfocadas por la rapidez del puro acto fotográfico, que subrayan la intensidad dramática de la escena y las emociones humanas- frente a la estética de la nitidez que había venido impuesta por las características técnicas de las cámaras fotográficas anteriores a la Leica. Robert, que siempre odió las guerras -quería ser “fotógrafo de guerra sin trabajo”-, fotografió de esta manera el alma de la historia, no su simple apariencia. En este mismo año de 1947 y en Paris, Capa fundó junto con los fotógrafos Henri Cartier-Bresson y Chim Seymour la agencia de fotógrafos independientes Magnum, que ha reunido en sus archivos la mejor colección de fotografías de esta segunda mitad del siglo XX. Capa murió el 25 de mayo de 1954 al pisar una mina en el camino de Thai Binh, Vietnam.

Madrid, 1999

Después de negociarlo con Cornell Capa, hermano, colaborador en vida y heredero de Robert, el Museo Reina Sofía ha recibido una donación de 205 fotografías de Capa sobre la guerra civil española, fotografías cuya exposición pública está anunciada para febrero de 1999. Estas fotografías de Capa son, junto con el Guernica de Picasso, cuya residencia definitiva también ha sido fijada en el Museo Reina Sofía, el testimonio más valioso de la guerra civil española, el terrible suceso del que se cumplirán 60 años desde su fin en 1999 y que no ha cesado de producir noticias, libros, películas, exposiciones, homenajes, encuentros fraternales entre los viejos combatientes y un sin fin de recuerdos que mantienen el trágico suceso en un plano de permanente actualidad.
Bibliografía: Gísèlé Freund, La fotografía como documento social, ed. Gustavo Gili, 1974.

Share
edit JP Clemente | mark*page | powered WordPress | tema Motion by 85ideas.