Dec 14 2018 8:58 AM #21d Catalonia

baile disfraz pareja

Puesto que la marca de las acciones de los que mandan es el secreto, la criminalización de las redes sociales a su costa, a mi modo de ver es mucho más cobarde que cualquiera que se exponga a cuerpo gentil, aunque solo sea para verlo. Los partidos políticos, sus aparatos, medios de comunicación organizados como bandas, hasta otros usuarios que se sienten molestos por cualquier cosa, también nos toman por sus víctimas predilectas.

– ¡Trabajan como muñequitos de José Luis Moreno!, estalló Ferreras encolerizado a las críticas de los medios y profesionales adictos a Puigdemont sobre su programa. Las entrevistas de Ferreras a políticos catalanes levantan ampollas hace tiempo, tiene muchos los frentes abiertos y la posibilidad de que suelte alguna chufla al entrevistado disuade a muchos de ellos al aceptarlas y responder. Hasta los escépticos sobre el supuesto poderío mediático de los jefes de prensa y aparatos de los partidos del régimen nos vemos obligados a acusar recibo de salidas de tono con las que nos caricaturizan a los que no tenemos medios ni ganas de contrariarlos, no tanto porque simpaticemos con personajes y medios de fuste, pues a su manera, todos los que ejecutan maniobras conocidas como auténticas cacerías mediáticas son títeres movidos en las sombras, como por no tener acceso o estar rigurosamente excluidos de la fiesta de los prepotentes a la que como concesión, se nos deja mirar por la ventana. El muñeco de Moreno más parecido a estos personajes es el cuervo Rockefeller, y el parecido más razonable con lameculos de corruptos y farsantes en los que muchos depositan sus ilusiones en forma de voto y simpatías, serían también o además, alguno de los contertulios habituales del propio Ferreras.

– La codicia, a falta de palabra mejor (o no tan peyorativa como avaricia) es buena, necesaria y funciona, clarifica y capta la esencia del espíritu de evolución en todas sus formas: vivir, saber, amor, dinero, según la célebre conspiración de Fridman y Goldman. Sánchez planeó su asalto a la Moncloa a partir del previsible desgaste de M. Rajoy por los episodios relacionados con el referéndum del 1 octubre 2017, algo que todavía alienta dudas, pese a que en las elecciones del 21 diciembre que se conmemora con la visita del séquito presidencial, el PP ni siquiera reunió votos para formar grupo parlamentario, junto con los resultados de la izquierda española más pírricos aún que en Andalucía. No fue la ocasión que propició el asanto al poder, pero la política llamada de Ibupofreno y la visita del 21 serían las medidas que tenía planeadas en caso de que hubieran salido las cosas tal como las había previsto.

Figar Púnica

Share