Tag Archive: liebre


elogio de los Civiles

#graffiti cielo es limite #streetart
Mi infancia son recuerdos dun cortijo de Castilla parecío al paraíso en el souvenir pos pronto me trasplantaron a un suburbio colmenero en el que me llamaban paleto, qual final mha gustao parecerlo, me lo sigue llamando cariñosamente mi madre por mi torpe desaliño indumentario, como me gustaba ver aparecer vestío de niño a la pareja de Civiles con tricornio a caballo que visitaban a mi padre, guarda del cortijo más bien guardao y más bonito del mundo, ya digo, donde les brindábamos compañía, sitio en la mesa cuando gustaban y un rato al fresco con el botijo a mano quel caballo como ahora la moto deben ser mu cansinos. Los Civiles eran y son como nosotros al fin y al cabo, por eso me sigue gustando verlos en pareja, a caballo, en moto, de patrulla y hasta haciéndome controles de alcoholemia, que les reto a que me pillen con una sonrisa amistosa, como desde niño que los trato.
- Tié que dar 0,0º apuesto mientras deslío la boquilla precintá, soplo to lo fuerte que puedo con la absoluta seguridá de que nunca, nunca, nunca en la vida ha estao, está o estará trucao el aparato que por mí como que soy abstemio no temo descubrirme facetas insospechás. El Civil que aguanta mi apuesta impasible, como de piedra no da crédito y me pide el carné de conducir, limpio como la patena, el único DNI que he tenido siempre, más limpio todavía, los papeles de la fregoneta cuando me la trabajaba o lo que lleve entre manos, lo que quiera que ahí estamos los aparatos y yo con un par quietos paraos con la papela en regla. Se va a su coche patrulla o a su moto, que últimamente no gastan caballo ni tricornio no sea que asusten al turismo y después de un rato vuelve y me tutea en confianza.
- Mira JP, esto no va contigo ¿vale? pero que te quede claro pero la fregoneta lleva 2 años 2 sin pasar la Inspección Técnica de Vehículos, ITV en adelante.
- ¿Cómorrrr? pero si es nueva, pero no es tan nueva, si lo sabrá un Civil y además está catalogá como industrial, por tanto tiene que pasar la ITV todos los años, pero es cosa mala del empresario que nos contrata como objetos hasta el nombre y el Civil que ha mandao examinar con lupa mi papela que además con gusto salvamos a otros conductores de pasar el control porque siempre se toman su tiempo conmigo, tan torpemente desaliñao como el Doctor House pero al fin y al cabo abstemio en serie me lo dice bien clarito:
- A tu nombre y a tu casa no te tiene que llegar na que no sean nuestros respetos pa tu familia que sabes que os queremos de siempre, eso sí, el dueño de la fregoneta que le le pase la ITV pero le dan 2 meses 2 de plazo y no hay multa que levantar en este caso, que es como decir que no ha sío na y eso muchas veces. Los Civiles no se jactan nunca, actúan como cuerpo unificao siempre, es decir, tos son 1 y no como los actores de pandereta y cabra ni como los gorrillas esquineros de la vida, nunca engañan imágenes ni trucás ni sin trucar a las televisiones, que trabajen aunque sea mandando a la calle a voces a las becarias, pero que trabajen los de las televisiones de una puñetera vez o que contraten gente pa trabajar. Hay que desconfiar de lo fácil, que se lo digan a los animalitos salvajes que buscan comida al lao de las carreteras y bajo los tendidos eléctricos parece que protegíos de muerte que se amontona en las cunetas que hasta en los grandes premios de Fórmula 1 se los ve a los pobres jugándose la vida en el asfalto por una mosquita muerta que llevarse a la boca.
- El Civil al que le cazabas pájaros vivos, es mi padre el que canta mis delitos, sí, lo confieso, fui un delincuente lo más parecido a un depredador alimañero en una naturaleza particularmente generosa con mi pueblo como en el de Virgilio pero de muy niño, que me reformé, el caso fue que uno de los Civiles que visitaban el cortijo que guardaba mi familia hace tantos años que ni me acuerdo de sus caras, que alguno debe ser ahora de muy alta graduación, pero graduación que vale en su justa medida, no como la del alcohol de garrafa pero entonces sólo un aficionao al taxidermismo o disecao de animales, para lo que se necesitan vivos y hasta me los encargaba o a lo mejor me los recogía el buen Civil porque pensara que me gustaba cazarlos y alimentarlos enjaulaos hasta que volvía de ronda y luego los soltaba fuera de la vista de tan implacable cazador. Recuerdo un tordo, Sturnus unicolor con pintas azules, es decir, una cría grande, tan grande como para haber anidado, pues para cogerlos vivos tenía que pillarlos en el nido, tener cuidado de no romperles ninguna pluma y lo peor de todo, a algunos había llegado antes alguna culebra y buenos sustos que me pegaban las muy ofidias, pues antes de enseñarnos mutuamente las cabezas tenía que meter la mano a ciegas, lo mismo debía pensar la culebra de mi tacto repugnante por su largo lomo que por suerte para los dos escapaba huyendo de un salto que ni la veía reptar por el suelo ya a varios metros mientras trataba de calmar mi taquicardia. Y como las culebras a muchos pájaros ahora rigurosa protegíos no es que los haya visto en la siesta, es que los he tenido aleteando nerviosos entre mis manitas inocentes de niño. Los Civiles lo saben to, pero callan como tumbas, son discretos y si 1 aprende la lección nunca se la recuerdan, no hay tiempo que perder. Si te pillan y estás irremisiblemente perdido lo único que te puede salvar es su compasión, pero no llores ni mucho menos les grites que lo captan por instinto, el mismo que sigo teniendo con los animales salvajes cuando les hago fotos o simplemente los miro, les dejo una puerta abierta para que se vayan si quieren y no siento miedo ni extrañeza ni nada reseñable, vale con eso pa que se tranquilicen como hipnotizados sin que sea magia. Claro que si quieres puede ponerte hecho un energúmeno, llamar a los Soprano digo a los Solana de tu pueblo, saltarte un ceda el paso comuna puerta de grande yendo más borracho quna cuba en tu BMW de estreno, que qué estreno le das que lo estrellas. Los Civiles tienen problemas parecíos a los que tenemos tos, les pagan o nos pagan poco y trabajan o trabajamos mucho, también son conductores y afrontan los mismos peligros, me atrevería a decir que en un momento dao y si 1 se porta bien y acepta lo que le echen ni le multan, apuntan mal la matrícula o lo que haga falta, pero hacen la vista gorda, sé que cuesta creerlo pero los Civiles que conocen las carreteras como nadie son los conductores más solidarios con los que te puedes encontrar, mucho más que la leyenda urbana de los moteros. Ellos además, que no fueron destruidos por esa lacra humana llamada Roldán (sí, desenmascararon al mayor impostor sin estudios de la historia contemporánea de Love Spain.
- España huele a ajo junto con Tamayo, el del Comité de ética que expulsó a Fernando Abad Bécquer y avergonzó a millones de votantes, los mayores depredadores del socialismo que a duras penas soportamos todavía, nos fustigan incluso como recurso de becarias a las que encargan un artículo de opinión) son o somos engañaos en programas en letra impresa que nunca se cumplen hasta el punto de que es reconocía su rigorosísima persecución de cualquier acto ni nímiamente relacionao con el proxenetismo caiga quien caiga pero sólo con los miembros del propio cuerpo que otros no, tan profunda es la animadversión de los Civiles contra las extorsiones que no hay falsedad que temer viniendo de su parte, antes caerá el código de honor que la integridad de cualquiera de sus números. Los >Civiles no tienen caenas de periódicos y revistas que los protejan, casi mejor pero son unos mandaos como tos y si les mandan proteger 1 piscina privá en un acantilao público la protegen. Se creen las y los compañeros que porque les demos a los Civiles derechos de asociación van a ceder ni 1 coma, pero es que ni 1 en su legendario código de honor que les obliga a expulsar a sus manzanas podridas, ellos antes que nadie les dan la patá y no buscan componendas judiciales ni chanchullos fiscales ni gastan dôûbles DNIs ni pagan fianzas de nadie ni echan a las calles a confidentes drogaos, borrachos y traficantes de to, en su mala suerte son los que intentan parar a los de los pueblos que los quieren linchar incluso con razones fundadas para el linchamiento si puede haber tal cosa, no filtran mentiras a los periódicos gratuitos, no amenazan ni avisan siquiera, simplemente trabajan que hasta Lorenzo Silva, el mejor escritor de Getafe les dedica protagonistas en sus novelas. Si te quedas tirao de madrugá y más sólo que la 1 pa arreglar un pinchazo los Civiles son los únicos que paran a tu lao sin miedo, te preguntan si necesitas algún material y te animan a hacer el cambio de rueda tranquilamente, que ellos te alumbran con sus faros salvadores hasta que acabas y les das las gracias. Si eres testigo dun accidente, tocamos madera, paras, avisas como puedes y llegan cuando todavía están sacando al escalabrao del coche accidentao, lo primero es lo primero, luego te preguntan tu versión y si coincide con las rodaduras, que las leen de un vistazo como los indios los raíles del tren pegando la oreja, toman tus datos por si necesitan algo los de los seguros y te animan a continuar y olvidarte de lo que has visto hasta hoy que los elogio porque necesitan gestos como éste, pos qué menos.
- Viaje tranquilo, por favor y tienen razón, mucho mejor no crearles más molestias, que ya tienen lo suyo.

pesadilla del gatillazo | la sombra del disfraz es alargada | el chantaje

ritmo de la tribu AMPA Víctor Pradera Carnaval Leganés Teresa Bolsí Curro Romero Muerte en vida hombre obediente
Share

Si las liebres hablaran

Lepus capensis, liebre

La pobrecilla de las fotos, a la que descubrí temblorosa cuando llevaba largo rato sentao en sus proximidades, me hizo desistir de las piedras que les tiraba asus congéneres creyendo que espantaba maleficios según creencia acendrada, pero preocupao porsus temblores me levanté rodeándola mientras procuraba no tapar su punto fuga y quedé sorprendido, impactao por la mirada que se ve.

- Anda, deja las piedras en su sitio y no hagas más el idiota tú también, que alo mejor otro día me tienes que buscar pa comer. Pues sí, ya consciente demi animalidad zombi (el suceso ocurrió en el junio negro 2010, pues mis cámaras oscuras, llamadas digitales por algunos, también dan fecha y hora junto a la prueba) empecé a congeniar amigablemente con los animalitos salvajes y libres, aunque los insectos yen especial las mariposas siempre seme dieron fenomenal poniendo cuidao no tapar su punto fuga y lanzando 1 golpe rápido de flash pa llamar su atención. Se podría pensar que los atonta y algunos los tengo que espantar conel dedo cuando me canso hacerles fotos y vídeos, pero noles perjudica el flash, pues están hechos al fuego del mismo Sol que nos madura y al final nos consume, tos somos hijos de la star que más calienta, hasta las plantas. Y vale, qué pueriles, qué ridículos podemos parecer a nos semejantes en ocasiones, algunas celebradas por siglos, como por ejemplo la comedia Las avispas de Aristófanes en la que los atenienses ociosos como ahora llegan a juzgar 1 perro, pero volvamos a las casualidades que no existen, pues enotra de sus comedias más celebradas del ramillete que se conservan, Las nubes, puso en solfa alos sofistas de su tiempo yen la escena al mismísimo Sócrates bastantes años antes del proceso que le condenaron a muerte bebiendo cicuta por revelar secretos propios de los dioses y corromper a la juventud que asistía extasiada asu academia. Aristóteles, Platón, Jenofonte entreotros fueron testigos también de su muerte, cosa que se hizo el propio sabio acatando tan injusta condena, pues se sabe que Sócrates en persona, también maestro de Diógenes, asistió a la representación y celebró las ocurrencias de Aristófanes (Sócrates también era calvo y en alguna escena le resbalan los piojos del ambiente andrajoso en el que a tenor de la comedia se desarrollaba su celebrada academia). En tardes sucesivas llegué a ver hasta 4 liebres 4 en el mismo wallpaper asus anchas, peleándose levemente, incluso podrían estar jugando y también eligiendo con cuidao las yerbas de las que comían levemente que ni siquiera revisé, pues pensé que el producto de sus divertidas andanzas ajenas a mi presencia era el resultao demi indiferencia instintiva.

- Las liebres no confían ni enla alfalfa, Medicago sativa, según la greguería de Ramón pero a mí me perdonaron las piedras que les tiré otras veces. Se movían asus anchas, sin nervios y con mucha gracia, bonitas de ver cuando se levantaban comolos kanguros de los documentales, también porel color azulao de sus largas orejas vistas sin temblores. Otra vez vi venir a otra corriendo de lejos hacia donde estaba sentao, pararse a poca distancia, mirar enmi dirección y casi reconocerme formando parte del paisaje, pues aún se pegó otra carrerita hasta 1 yerba que quedaba a medio camino, de la que comió levemente, como probando pa continuar su paso a muy pocos metros, casi al alcance de la mano delante de mí, donde pegó un pequeño acelerón sin exagerar que redujo asu trote habitual cuando estuvo a la distancia que consideró pertinente, yo sin inmutarme. Era evidente que me había visto y su cambio de ritmo sin exageraciones, pero notorio me llevó a pensar incluso que me reconocía, incluso me recordaba, aunque asu manera. Eso después las tormentas, pues cuando apretó el secarral se acostaban de forma que sólo las levantaban y ponían en fuga los perros de presa de los domingueros, también divertido al verlas a saltos tomándome la espalda y encamándose enlos matorrales detrás mío, convertido ya en su guardaespaldas de confianza con la piedra a mano, pero pal perro fiero. Las deslumbrantes dehesas del centro y S de la península Ibérica eran encinares aclaraos pa favorecer el pasto de toras y toros, ovejas, cabras, cerdos y otro ganao doméstico. La conservación dese ecoSistema favoreció e incluso salvó otros muchos otros animales, plantas y hongos endémicos, con frecuencia amenazaos de extinción e incluso extinguidos en otros sitios, pues dependían de las aproximadamente 1.000 ganaderías bravas destinadas a la lidia y los privilegiaos terrenos que se les dedicaron por siglos. Cualquier perjuicio que se les causara desencadenaría tal catástrofe ambiental sólo comparable a la también deslumbrante idea de no matar los toros de lidia enlas plazas, pues la sobrexplotación del ganao bovino pa hamburguesas ysus residuos, al ser más de la cuenta en el menor terreno posible también es devastadora donde se produce.

- Las liebres, comoes sabido, corren mejor cuesta arriba que cuesta abajo yel matacán es 1 liebre que se resabia y a fuerza de carreras y años enmagrece, se la desarrollan las patas traseras, se la arquilla el pecho y corta el viento común dalle, por lo que su carne ni siquiera es codiciada, Miguel . Al contrario de lo que se creen los ignorantes, las liebres no son ciegas comolos viejos avaros quetan estúpidamente fueron estafaos por Madoff, y a quien temen son sus perros Lazarillos que arruinan países enteros consus burdas añagazas. Es la posición de los ojos lo que limita su visión frontal pero en zig zag, incluso cuesta arriba ven perfectamente.

Enlaces: La lección que dio Botín asus ejecutivos del hedge fund Santander:

- ¿Sabéis cuántas liebres mueren en mi campo golf de Boadilla?, El Confidencial Digital, 07/09/2010.

Share
edit JP Clemente | mark*page | powered WordPress | tema Motion by 85ideas.