etiqueta negra | escudo digital

corrupcion moderador rescate
Se les ha ocurrido pensar alguna vez: ¿qué sería de los hashtag -memes, virales, ideas contagiosas que nos gobiernan- sin blog? Aunque sea en 1 #webapp de las tropecientas mil que también tienen crudo dar la nota, tras ada objeto informático que triunfa, suele haber algo parecido a 1 soporte que lo sustenta, parecido a la frivolidad de salir desnudo al inicio de 1 campaña electoral y por lo que parece fulgurante carrera política, pero sin duda hubiera quedao en algo anecdótico si no hubiera nada detrás, como dice el notario. Pero todavía más elocuente: ¿qué sería de la blogosfera entera sin las etiquetas? Las mismas soflamas que lanzan contra Twitter en especial en algunas tertulias de radio y plasma, así como columnistas y masajistas del régimen que nos insulta a la generalidad de usuarios casi ada vez que pasa, o incluso les pasa algo, como en el caso del estafador encarcelao José Mª del Nido, abunda en lo mismo: las etiquetas son de ida y vuelta y en esta nueva moda de aprovecharla llevan ventaja algunos programas de radio y noticiarios de TV al principio minoritarios que empezaron a valerse de ellas en fechas incipientes. Como observador curioso de tendencias que también tengo mis triunfitos, también en solitario cuando ha sonao la flauta, no elijo yo pero sí sé el efecto -a igual trato, nº entradas, antigüedad, etc. los blog con triunfito tienen el doble de visitas totales que los sin, pero es que además las entradas más vistas de esos blog que no necesariamente coinciden con el triunfito tienen el doble e incluso triple de visitas que las de los otros-, suele ser algo puntual y efímero, que además casi nunca está de mano de ningún individuo, ni siquiera coinciden el momento del lanzamiento con el descubrimiento, pero el postureo parece ser que hay que comportarse como si eso fueran cosas de las marcas y grandes personajes, muy por encima o ajeno a los grupos e individuos que hemos tenido acceso a ese juego masivo en fechas recientes. Como observador de tendencias con los medios más sofistacaos como los que se ofrecen en páginas especializadas a los propios profesional puedo asegurar que salvo las conjunciones astrales esas que nos ha pasao alguno, podrían resumirse en las palabras que aparecen en los títulos de las noticias de los grandes digitales junto con su etiqueta, pero cuando pareción que los trogloditas refractarios que nos obsequian con insultos cuando les va mal se sacaron de la manga el canon AEDE, se puede decir que nos pertenecen a los usuarios infinitos si eso fuera medible, es decir, son las palabras más usadas en las conversaciones y no necesariamente las noticias más compartidas. En algunas anécdotas de la impresionante colección de Fisas en la que solo se echa en falta 1 buscador, se añade 1 comentario según el cual la misma se atribuye a varios personajes y épocas. Entre mis preferidas las de los inventores de armaduras, chalecos antibalas y otras de protección que hacen su agosto en épocas y sitios convulsos, hasta Napoleón debe tener la suya en la que aparece el típico listo al que dice:
– Póngasela, mientras pide 1 mosquetón para hacer él mismo el disparo. De todas las que se cuentan, pienso que la mayoría son vendas que se ponen y fantasmas que se sacan a pasear, como se demuestra por el hecho que las empresas y chiringuitos de seguridad informática salpicaos por casos de corrupción, siempre son con dinero del erario público, son los que se conocen de ese floreciente negocio, pero si miran desde el punto de vista de las víctimas de los que piensan que se deberían tomar medidas en las #iredes #socialmedia, lo que se me ocurre es que ya han tomao las que han podido y solo emiten 1 deseo parecido a las encuestas electorales. La parte buena que percibo de tan turbio asunto es que antes había 1 tensión racial tan intolerable como exagerada, solo hay que mirar las leyes con las que se trata de disuadir algo parecido, mientras que ahora la tensión parece haberse trasladao hacia las máquinas, en especial las informáticas, y no lo digo solo por los martillazos con que se emplean algunos, si no en especial cuando hablan del fenómeno que les obsesiona como si algo parecido estuviera en mano de alguien, como también impedirlo. Por la misma lógica que se observa 1 desplazamiento de lo racial hacia las máquinas, empezando por las que se supone más inteligentes, pero para categorizar seres inferioes pasa algo parecido entre las religiones y las competiciones deportivas, como se pudo ver en la #Euro2016 celebrada en France, donde los ataques que se esperaban de integristas religiosos se convirtieron en hinchadas de equipos rivales, y lo mismo en el ciclo de Brasil incluyendo olimpiadas y mundiales de fútbol, donde nunca hubo terrorismo ni racismo, o a niveles envidiables respecto de otros lugares, han tenido grandes oleadas de protestas de las que se convocan por medios informáticos que siguen siendo de comunicación, aunque diferentes de los anteriores en muchos aspectos. Lo que no se quiere ver es el cambio, pues cuando se formularon las grandes ideologías no existían ni máquinas ni competiciones deportivas. Aunque está catalogada hasta en los telediarios de TVE la figura del troll de las etiquetas, por ejemplo en Barcelona había tiroteos, registros policiales y asesinatos por las 4 esquinas inmediatamente después de los atentados de la Rambla, también sería imposible imaginar películas y series de terror, que es con lo que los intelectuales de fuste comparan los telediarios que todo el mundo ve, sin ese elemento esencial del que la palabra más apropiada que se me ocurre es agitatación. De las anteriores a 2005 y 2009, años frontera en las redes sociales hasta el punto que antes ni siquiera existían, no ya que se conocieran algunas de las que cotizan en Wall Street, no es que fueran menos frecuentes las ocasiones desafortunadas de lucirse algunos, sino que no se creaba tanta alarma, de forma que los que no estábamos en el meollo, apenas nos enterábamos en los telediarios y periódicos del día siguiente. Algo parecido a eso se llama intervención, y como es evidente que la inmensa mayoría de #internautas -yo mismo fui tildao de troll de las etiquetas, aunque no de las que pongo como ejemplo, pero fue algo tan notorio que como lo comenté con el que me lo recriminó y rectifiqué sobre la marcha, creo que es lo que se usa en la descripción y tipificación de la infracción, la diferencia entre spammer y troll es que el 1º se refiere a las menciones con @ arroba gráfica, mientras que el 2º ó nuevo que todavía no se penaliza apunta a los # hashtag precedidos de almohadilla gráfica- no estamos avisaos de los sucesos tan tremebundos que concitan la atención general, otra diferencia entre el acto normal y el significativo (llámenlo agitación o intervención y no solo comentar lo que sea) es que hay cierta predisposición a actuar, determinación a intervenir, aunque dejo a 1 lado que sea o no pertinente y el efecto que produzca la hazaña. Nunca se habló tanto de Assange en España, me refiero a periodistas y medios de comunicación profesionales, como tras su anuncio de retirada de Twitter, único medio de comunicación que utiliza hasta donde conozco, aunque me consta que su organización es poderosa y tiene apoyos en el exterior de la embajada de Ecuador en Londres, donde ni siquiera se asoma a las ventanas por miedo a que le disparen, sobre el monotema o crisis catalana. Junto con la fuga de Puigdemont y el encarcelamiento de Junqueras, Forn y los Jordis, Cuixart y Sánchez, se dibuja 1 panorama como si no estuvieran y por tanto, la amenaza considerada tan severa como atentados terroristas y golpes de estado, hubiera sido conjurada, aunque también parece que los profesionales hablan de los personajes como si hubieran muerto o estuvieran seguros que no podrán ejercer su derecho a réplica. Eso es parecido a cuando los particulares hablamos de los famosos que ignoran nuestra existencia, y aunque sea en tono menor, los troll nos diferenciamos de los spammer por lo mismo: ni muerto tuiteo yo la mención de 1 famoso de la tele si no me habla él antes, de donde se deduce que aunque para los telediarios todos somos spammer cansinos de los que se fijan en el color de las corbatas de los amiguetes que sacar, realmente los troll de las etiquetas entramos en el mismo saco cuando lo único que pueden notar es que pasamos de sus caretos como de la peste con cualquier aparato a nuestro alcance tras años de adiestrameiento con el mando a distancia. En 1 asamblea de la asociación de #Internautas celebrada en Coslada en verano 2007, el autor del manual de código de programación HTML con el que muchos nos iniciamos dijo a modo de vaticinio que esas horas perdidas que muchos echábamos al maquinillo sin otro consuelo que no estar viendo ni oyendo otras cosas, no eran realmente tiempo tan perdido como parecía de manera mucho más acusada entonces, pues con el tiempo notaríamos que agitaban nuestras vidas en el sentido que nos pasarían muchas más cosas, relaciones, emociones, en mucho menos tiempo, y no tanto que fueran buenas o malas, como se supone de los troll y los spammer. En la primavera 2011 yo mismo hice notar en varias ocasiones respecto del vaticinio, que mientras me lo esperaba como algo individual o como máximo, que afectaría a grupos parecidos a los de las partidas de cartas, la agitación se había producido de modo colectivo, tanto sus emisores como su alcance, que en su caso fue mundial, pues ese mismo año hubo 1 manifestación global en casi 1.000 ciudades de más de 100 estados, hecho considerado sin precedentes en su momento, que igual que la comunicación de Assange en su encierro susceptible de poner en riesgo las relaciones entre estados como Ecuador y España, capaz incluso de intervenir sobre los acontecimientos, no puede haber ocurrido por ningún otro medio o canal de comunicación que no sean los que ni siquiera existían como algunas cadenas de TV de barrio y pisos de estudiantes que se las apuntaron. Conviene advertir que todas estas cosas, nuevas y viejas, pasan delante de nuestros ojos, y algunas veces que me he sentido dentro de esas mareas colectivas, tanto virtuales como presenciales, si es que no éramos los mismos, he sentido intensas emociones que además son transmisibles, pues he comentado el asunto con otros y compartido con elementos de lo que llaman web profunda o que no es de los profesionales que solo distinguen entre los que insultan y los que se sienten insultados. Con más detalle, ha sido en fechas recientes que he entendido el #concepto economía de la atención ajena que aparece en #memecracia de @delia2d Rodríguez en 2013, según el cual, puesto que se especula con bienes escasos, el flujo de información es incesante y por tanto no tiene gran valor comparado con captar la atención, que es lo difícil y se considera valioso por lo escaso, que es ni más ni menos lo que habría conseguido Assange en condiciones tan adversas como las que soporta a miles de kilómetros sobre la crisis catalanas y españolas. En mayo 2007, según estudio de la consultora Kantar Media, responsable de los audímetros en España y de gran interés por ser inmediatamente anterior a la crisis catalana de agosto, septiembre y octubre, se registraron 7.300.000 tuits sobre programas de TV.
– La vieja máxima dice que si algo no sale en la tele no existe y (a partir de ese momento de manera inequívoca y en letra impresa) es la tele la que quiere salir en Twitter. En 2013 @delia2d equiparaba en efectivos parecidos a soldados a los ciberactivistas con los trabajadores en empresas de propaganda, como por ejemplo las de Púnica y Método 3% y los periodistas profesionales, con la diferencia que de la tele se hacían métricas y del ciberespacio no, por lo que aunque mereciera atención equiparable e incluso sublime (las métricas de la crisis catalana en general y las de Assange y su organicización en particular pulverizan las de Eurovisión y las finales de champions sobre las que se hicieron el estudio) la inversión publicitaria y mediática no tenía donde aplicarse. El 40% del total que acaparó la TVE pública hubieran sido muchos menos o en gran parte fueron después de acabado el concurso sin el espantoso gallo de Manel Navarro, pero las referencias anteriores eran los 9.000.000 y 6.000.000 que se anotaron los candidatos en los #debate de las elecciones generales.
– Las audiencias dan datos cuantitativos mientras que de las redes sociales obtenemos datos cualitativos, Sonia Got, responsable de redes sociales de Mediaset, como por ejemplo interacciones de los espectadores de esos programas en tiempo real, llámese intervención, agitación con la importancia que se quieran dar los ególatras y familiares, pero eso no es nuevo.
Lecturas: 1 ojo en la tele y otro en Twitter para no estar solos, @ialvar 20 minutos 8 junio 2007.

Antonio Galvan Bala hijo abandona el ruedo entre aplausos tras picar a Cantarito, toro cardeno oscuro de 517 kilos nacido en enero de 2006 en la ganaderia Moreno Silva encaste Saltillo lidiao el 6º de la tarde del 30 de abril de 2009 en la plaza las Ventas de Madrid para el que se pidio vuelta al ruedo

Share