la locura tiene cura

Spirituality los papeles de WikiLeaks Arpegio Over Marketing Waiter Music Púnica Leganés

– Centros de salud mental o, en ciertos casos, de día o rehabilitación y otras expresiones similares, son las adecuadas para referirse a instalaciones donde se atiende a parsonas con este tipo de problemas, mejor que manicomio. Quienes necesiten tratamiento, ingresan en esos centros, y no son recluidos, internados o encerrados. Afortunadamente es recomendación de fundeu, fundación de la agencia estatal EFE y BBVA para la defensa de la lengua castellana, que no sé quién lo necesita más y si es para otras cosas, pues me chafa 1 de mis mejores títulos, y en la localidad, y nunca mejor dicho de la localidad emplemática junto con Ciempozuelos o Mondragán, pero la que sale en las novelas de Benito Pérez Galdós el de los antiguos billetes, que también fue diputado, y al que me encomiendo como autoridad si me apuran.

La ignorancia puede matar, de hecho mata mucho, aunque no tanto como debiera. Entre las visiones más recurrentes de los agoreros de la contemporaneidad la alucinación de salas de espera de psiquiatras & pasillos de centros de salud mental abarrotaos de gente con embudos sobre sus pobres seseras, aporreando los bancos de madera con los dedos, encadenaos a las calefacciones con camisas de fuerza, carne psiquiatra. Mientras, en otro garaje de California, jovenzuelos calenturientos escapaos de los últimos cursos de la formación profesional pero de California, inventaron un nuevo sistema de navegación basao en ventanas emergentes con atajos en los teclaos typewriter para moverse entre las ventanas que permitían algo parecido a la utopía de la multitarea. Lejos de acabar por destrozar las pobres cabezas que los agoreros antes citaos querían, ya de por sí altamente maltratadas para entonces, estos sistemas tan útiles a la postre permitían a 1 único usuario poner a procesar las tediosas tareas de mantenimiento y otros procesos largos que mientras se estaban ejecutando en la sombra permitían continuar con las chispeantes conversaciones y foros en las otras ventanas a la vez que muchos usuarios podían ejecutar simultáneamente 1 tarea desde diferentes puestos, dividiéndoselos por tramos o como convinieran, para abordar algo antes o de otra manera inabordable para 1 único usuario.Sin alharacas, Isabel, hada de Zaragoza que a lo mejor ni siquiera existió me introdujo en los secretos del navegar juntos con los certeros enlaces hacia sus gustos del momento. para entonces los agoreros de los psiquiátras & centros de salud mental nos habían convertido en adictos insaciables al sexo electromecánico cuando no a la pornografía onanista o simplemente vulgares pajilleros con un sistema nervioso que apenas se alteraba por las abultadísimas facturas telefónicas de las empresas, los ayuntamientos, las asociaciones, los periódicos y hasta los sillones de los congresos que en seguida delataron otra hornada de estafadores y a un buen puñao de depravaos además de ignorantes previa criba de sospechosos. A propósito del éxito del magazin semanal Life que llegó a editarse en 40 lenguas y distribuirse por todo el planeta dijo Gísèlê Freund que contribuyó como nadie & como nada al decisivo paso de sociedad eminentemente agraria a sociedad industrial de los Estados Unidos de América en el periodo de entreguerras del siglo XX a base de poner en cont@ct visual & práctico a los diferentes sectores productivos del extenso país. Aunque la mayoría seguimos viendo con sumo gusto cada vez que pasan Eyes wide shut, la última película en 1999 de Stanley Kubrick, el inolvidable maníaco de la perfección cinematográfica basada en el Relato soñao de Arthur Schnitzler por los indudables encantos de la protagonista femenina, no se nos escapa la fiesta de lo que parece ser un delirante centro de salud mental para los propios psiquiatras que mientras esperan que se cumpla la delirante utopía de ver llenas las salas de espera de sus consultas se enloquecen entre ellos en orgías desenfrenadas al gusto de sus adictos. Las abultadas facturas en gastos telefónicos en las empresas, los ayuntamientos, las asociaciones, los periódicos y hasta los sillones de los congresos no eran de llamadas a Buenos Aires, a Lima, a Caracas ni a Los Ángeles de California ni los estafadores lo fiaban largo de forma que el listillo que aprovechaba las demostraciones para meterse en las estafas desataba la ira de los paganos por lo que muchas y prometedoras puntocom se hundieron rápidamente y si sus facturas las hubieran pagao los idiotas que las generaban no hubiera hecho falta ningún psiquiatra. Como a todo necio acaba o le acaban pagando su precio, mas a los que se lo trabajaron como miserables pelotas en deriva hacia la maquinaria de la mentira arrastrando a empresarios y con frecuencia a empresas, ayuntamientos, asociaciones, periódicos y hasta los sillones de los congresos a la ruina y desaparición, que si bien se mira es poco para lo que merecían.
Arpegio Over Marketing Waiter Music Púnica Leganés

Share

Deja un comentario