Portada de Life en lengua castellana Instalación de Soledad Sevilla pa Endesa en Arco´05

El magazin ilustrao Life, fundao el 23 noviembre 1936, murió por 1ª vez el 28 diciembre 1978 ala edad de 36 años. Su cierre se debió asu éxito pues en 1972 llegó a vender 8.000.000 ejemplares en varias lenguas que alcanzaban los 40.000.000 lectores, loque encarecía sus anuncios, tampoco rentables porla gran, aunque dispersa difusión que alcanzaba ca número. Life contaba historias a base de imágenes aprovechando los progresos dela fotografía conla aparición delas cámaras ligeras y la aplicación y uso de negativos y películas cinematográficas, mas la renovación también delas técnicas de impresión conla novedad del color y sobre to conla educación dela mirada del people conlos ojos hipnotizaos porel cine, la TV y 1 nose sabe si financiador, cliente privilegiado o los 2: la publicidad que desdel siglo pasao convirtió los magazin ilustraos en lugares pal intercambio de conocimientos, motor de difusión delos descubrimientos e inventos conel resultao que algunos editores como losde Life hasta obtenían ingresos. Del fenómeno dijo Gísèlê Freund que contribuyó al decisivo paso de sociedad eminentemente agraria a industrial de United States enel periodo de entreguerras del siglo XX a base de poner en cont@ct visual y práctico alos diferentes sectores productivos de tan extenso país. Los peligros también eran imprevisibles y en Internet también se sabe qué es morir de éxito, páginas tan visitadas que no son capaces de soportar el coste del tráfico de datos ni técnica ni económicamente. Aunque se puede pensar que Life murió por primera vez a manos de las teles, pues convivió sólo en Estados Unidos con 800 cadenas, su primera caída se debió a la poca rentabilidad publicitaria que proporcionaba, demasiado caro para anunciantes pequeños, relegados a posiciones secundarias, demasiado exquisito y detallista en el manejo de la información para las grandes marcas que a pesar de todo echaron sus propias cuentas, es decir, el éxito y primera muerte de Life no necesariamente llevó aparejada la desaparición de los magazin, un soporte para entrevistas, reportajes -extraña derivación dela palabra english report equivalente a la française dossier y a la castellana informe- y columnas de opinión ilustradas con imágenes en color de caras, paisajes y naturalezas muertas o bodegones tan reconocibles que aunque sea un género o géneros recientes se nos aparecen tan eternos como variados. Los editores de Life trataron de refugiarse en magazin locales, temáticos y especializados en los que el precio de la independencia y solvencia de contenidos no estaba compensado por la publicidad con el resultado que pagaban un poco más los lectores a los que trataban de fidelizar mediante suscripciones. Las grandes marcas abrieron su propio sendero magazineril y nació la prensa gratis financiada con publicidad otra vez, pero conel resultao de medios de comunicación elaborados de refritos, el celebrado cementerio visual incluso contra vivos a los que se da por muertos si no es que se los mata del susto y vivillos que viven opíparamente tramando escándalos a otras y otros en base a delitos que no son delitos, fiscales que no son fiscales, abogados que no ejercen de abogados, declaraciones que no son declaraciones, interminables reportajes de lugares en los que las tradiciones conviven con las moderneces, informaciones en fin que no es información. Life ha renacido recientemente comola metamorfosis delas mariposas.
Bibliografía: Gisèle Freund, La fotografía como documento social (Photographie et Societé, 1974), Gustavo Gili ed., 1986.

Share