el silenciador

#notochinaextradition occupied Victoria barricades Harbour

Aunque solo sea por ponerse a valorar si los líderes políticos aparecen más o menos en las televisiones (obviamente las ruedas de prensa de M. Rajoy emitidas en ese formato a los periodistas no cuentan, sino que se refieren más bien a que visiten los platós y se dejen entrevistar por los periodistas estrella) se demuestra:

1) hay otros medios de comunicación además de las TV comerciales y las públicas menguantes, que en las campañas electorales de 2011 y 2015 en España, y entre otras (por ejemplo las municipales y gran parte de las autonómicas tampoco eran ni son exactamente lo mismo que las generales). se dudaba o menospreciaba lo que antes de las llamadas primaveras árabes, sin duda el 1º evento de este tipo a finales de 2010 en Túnez y principios de 2011 en Egipto, ni siquiera existía, aunque sí los acontecimientos planetarios, como los definió Leire Pajín, junto con las hoy clásicas campañas virales de elección y reelección de Obama de las que nadie recuerda a sus contrincantes;

1) si no son el único medio de comunicación eminentemente político, que por su influencia en la economía y la sociedad en general, es de las cosas más importantes que se me ocurren ahora que banderas, naciones, estados, están a la orden del día (he oído discutir de política citando nombres de candidatos hasta a niños al salir del colegio), por ejemplo las cifras de interacciones en redes sociales en los #debates entre líderes, 12.000.000, 9.000.000 y 6.000.000, que aunque sean estimaciones y muchas a cargo de bots, granjas de teleoperadores y lo que se quiera, están a la altura de las competiciones internacionales de fútbol, mundiales, finales continentales de clubs, o eventos como Eurovisión o el vestido, bañador o lo que sea de Cristina Pedroche en las campanadas, la imagen sería la de 1 estrella sobre la que orbitan diferentes planetas, pero siempre funcionando en conjunto. Lo digo porque pese a los comentarios rancios y tecnófobos de los que dicen sentir las novedades y cambios como agresión a su status, la implantación de la llamada Televisión Digital Terrestre y la llamada smart TV o inteligente, o a la carta, continuando la de los móviles también así llamados, quedaron cojos porque se les echó la crisis encima y los magnates no llegaron a renovar su parte, sobre todo en personal, es su parte del pastel o la tarta entera que ocuparon otros agentes o empresas como las tecnológicas, por ejemplo Apple, Facebook e incluso Google, y no solo con YouTube, estaba reservada para ellos y es su espantada en gran parte lo que produce la distorsión de la que se quejan.


entrevista a Chumy Chúmez

Share

Deja un comentario