fuorigioco #Berlusconi #Letta #PDL

Basterra intentó que El Correo Gallego no publicara la noticia @periodistadigit

Desde hace unos días me quedo sobrecogido ca vez que veo reproducida la portada del blog de Asunta, la niña drogada y asesinada en Santiago, que en algunos casos con la cara pixelada, pues tenía 12 años, aparece en 1 foto preciosa de verdad, con la pierna cruzada sentada en 1 banco. Me parezco a 1 conocido que cuando intentan enseñarle fotos se las quita de encima de 1 manotazo, no ya que se oponga que se oponga a salir en ellas y que se hagan en las fiestas y reuniones con el deseo de ser recordadas, pero verlas luego le contagia tristeza infinita, como a mí ese blog tan bonito y no se trata de eso. El caso es que a mí las fotos y las imágenes en general me gustan con locura, tanto hacerlas como verlas, hasta soy otro muy modesto coleccionista de revistas y libros ilustraos, entre los que incluso creo tener alguna joya que he adquirido entreteniéndome a mirar donde venden casi por lotes que llaman usados y de ocasión. ¿Y qué les voy a decir de los blog? Con el de Asunta haré 1 esfuerzo si sigue ahí cuando pase la marabunta, que es lo que me duele. En realidad no quiero saber na de ese asunto, ya no trabajo allí ni soy periodista, pero cuando lo fui ambas cosas bastante cerca tuve el inmenso placer de conocer a muchas maestras como la que compartía el blog con Asunta, hasta se decía que los profesores, que entonces llamagan penenes por no numerarios, que no aprueban la oposición como las que yo he intentao alguna vez, pero sí obtienen notas mínimas buenas notas que les permiten trabajar en lo suyo, aunque no son titulares de la plaza, y los periodistas, en especial los de mi periódico cuando salíamos de copas, gente liberada, con horarios irregulares o al menos no convencionales. Ambos grupos éramos propensos a las correrías y como 1 de mis compañeros de entonces se casó con 1 de las más encantadoras, puedo asegurar que me presentó a sus amigas, aunque que sea 1 de aquellas es lo más improbable y además, ante la noticia mayor, no tiene ninguna importancia porque lo pasábamos muy bien por ejemplo comprando marisco en las lonjas y comiéndolo en la casa de alguno, de los que recuerdo unos berberecho al vapor que echábamos vivitos y coleando en su concha casi cuando se abría y eso de contagiarnos tristeza infinita tampoco encajaría. Pa dar idea de la calidad de mis relaciones puedo asegurar que en el año que fui allí y menos cuando he ido a visitarlos como familias formadas años después, nunca sucumbí a los encantos dudosos por otra parte de la sirena del PP y de Fraga en particular Karina Fálagan, la gorda de las pameles que habrán visto muchas veces por TV en su suerte parecida a Pocholo Franco en Ibiza donde tampoco lo quieren ni ver la gente decente, en especial los taxistas que no le paran por gorrón. En esos sitios se conoce to el mundo, en especial los de allí entre ellos, y aunque yo había llegao de fuera como los marineros a tan afamao puerto y también podía permitírmelo, el detallazo de haber conocido a personas sin vuelta que también me conocieron a mí como pa acogerme dice mucho de ambos. Por si fuera poco, que parece casi que el asesinao soy yo, lo que hacía esa profesora compartiendo el blog con sus alumnos es lo que recomiendo y ofrezco a los que veo que tuitean con gusto, les animo a que se lo hagan 1 poquito más grande el microbblog que tanto nos gusta en 1 de las 2 plataformas y hasta que les haya picao el gusanillo, me ofrezco de sherpa con experiencia en el terrano casi desde que existen. Pero ca dia que pasa creo que eso no ocurrirá, si ocurre dentro de mucho más tiempo del previsto, tanto que a lo mejor lo han quitao porque les incomoda, pues leo noticias alarmantes sobre mis antiguos compañeros de profesión que están dando muestras penosas por si hiciera falta del tipo de corporativismo del más rigurosamente impresentable pa tratar de proteger a Basterra, padre y colaborador necesario en el asesinato, pues aparece como el comprador de la droga con la que la adormilaron, que además procede de familia acomodada en Galicia (por fortuna no coincidió conmigo ni que recuerde en el mismo periódico, de hecho yo con ese prestigio que se hereda de casta me limpio el culo en ese oficio terrible por otra parte, aunque nuestras edades son muy parecidas) al que se presenta como otro sujero enloquecido por la madre, también adoptada y prestigiosa como abogao, que quién lo diría a la vista del crimen que ha perpetrao que además ha hecho saltar las alarmar también sobre la muerte repentina de los abuelos, que según los testimonios eran los que de verdad querían a la niña del blog. Quizá mientras me anestesio el dolor debería concentrarme en las cosas bonitas, no tanto dejar de ver blog e imágenes, sino esforzarme por aislarme del entorno que tan sucio y zafio parece; recuperar y ayudar a que brille la inocencia de las miradas pa las que se hacen estas cosas y los pocos ratos de alegría que tenemos viendo blog y fotos bonitas y no solo intentando hacer los nuestros mientras vivimos lo poco que nos dejan ese tipo de canallas codiciosos hasta la barbarie que presentan como de prestigio. Les puedo asegurar que en Galicia también conocí gente buena, aunque creo que esos canallas que se protegen entre ellos mientras tratan de encubrir la fechoría de otro de los suyo, también han matao la de muchos. ¿Pero cómo demonios puede haber gente tan avariciosa? ¿Qué clase de educación que dicen esmerada y de prestigo han recibido esos canallas que encima se protegen entre ellos después de lo que han hecho? Nunca los entenderemos, igual que a los tipejos que destrozan ordenadores y quieren acabar con los blog de paso que se aplauden semejantes proezas de las que son capaces, pero que no le borren la cara premonitoriamente triste a la niña, ya que tan mal la han protegido en vida, y si duele pues que duela. A lo mejor es así como adquiere sentido lo que hacía mano a mano con quienes de verdad la apreciaban. Por poco que parezca su blog compartido con su profesora, esa pobre niña rica era lo mejor que tuvo mientras todavía vivía.

Share