Archive for Junio, 2011


#Greece Macedonia Serbia Hungary

#Heidenau Alemania Serbia Belgrado

Paseando por el hiper 1994

- En el mercao de setas silvestres organizao espontáneamente porlos campesinos duna aldea checoslovaca antes del desplome del régimen comunista y la posterior escisión en 2 países tos reían, cambalacheaban, daban, tomaban y demostraban irrefutablemente que, dijeran lo que dijeran los fanáticos, la actividad comercial era delos placeres más naturales y deliciosos dela vida, tan imposible de abolir como el amor, Bruce Chatwin, Utz, 1988. Los refugiados bosnios de las 3 religiones en guerra que fueron acogidos en Leganés en diciembre de 1992, mostraron gran sorpresa y desagrado al llegar y ver que aquí no había playa. Sigue sin haberla, pero los bosnios encontraron la playa y hasta el paraíso de sus sueños en el hipermercado Parquesur, inaugurado como el más grande de Europa en diciembre de 1989. ¡Y es que daba gusto ver a los bosnios en Parquesur!: en familia, con los zapatos destrozados, pero limpios, con los pantalones de tergal raídos y los jerseys deshilachados y llenos de pelotillas, pero limpios, las mujeres con los cabellos teñidos o desteñidos más bien en vetas doradas como el bronce y negras como el betún, pero limpios, hablando a gritos entre ellos con los ojos como platos, pero contentos. Los bosnios habían sido víctimas de todos los bombardeos menos de uno: el publicitario, y apenas tenían en sus bolsillos el pobre salario humanitario, que debe ser un asco, pero eran unos consumidores excepcionales: llegaban a Parquesur junto con los dependientes encargados de abrir las tiendas y encender las luces de los escaparates y se iban, siempre en transporte público, junto con los empleados que apagaban y echaban los cierres, portando el único objeto voluminoso, barato y muy útil que habían comprado en todo el día (por ejemplo, una almohada de gomaespuma), si es que habían comprado algo. Aprendida la lección el Alcalde de Leganés citó directamente en las puertas del hipermercado Parquesur al Presidente de la República de Tartaria, y a toda su comitiva en la que fue la primera visita oficial que el presidente de una república independiente ha cursado a Leganés, acontecimiento de enero de 1994. La comitiva hizo un amplio recorrido por el hipermercado deteniéndose a visitar las estanterías de Alcampo y Galerías Preciados entre otras. En uno de los pasillos ajardinados y climatizados, el Presidente de Tartaria regaló al alcalde de Leganés un reloj de pulsera como el que llevaban en el espacio los cosmonautas ex-soviéticos. El alcalde de Leganés, un pardillo en protocolo internacional, no había portado ningún presente para su invitado y presa de los nervios, no se le ocurrió que allí mismo podía haber tirado de la Visa y haberse hecho con un peluco con alarma y cronómetro para corresponder al presidente de los tártaros, que se fue sin comprar nada en el hipermercado, pero contento. ¡Y es que para los que han sido educados con ideas basadas en el materialismo histórico, ver un hipermercado repleto con toda la variedad de objetos que se fabrican en la Tierra debe ser como visualizar un cielo lleno de ángeles, santos y vírgenes para los que han estudiado en colegios religiosos!.
Pero sólo debe sucederles las primeras veces. 2 años después de su llegada a Leganés, los refugiados bosnios de las 3 religiones en guerra habían sucumbido totalmente en el consumismo. Intercaladas entre crudas imágenes de actualidad captadas en el campo de batalla en que se había convertido su expaís, sonrientes señoritas de largas piernas y encorbatados señores con el pelo engominado, se les habían ido apareciendo a los bosnios enseñándoles la imagen de un objeto asociada a su precio, siempre en números rojos, el nombre y la marca del objeto y en letra pequeña, sus características: color, dimensiones, plazo de garantía, un posible regalo adicional, etc. Los bosnios, que aprendían rápidamente el idioma cada vez más universal del consumo mediante este avanzadísimo y aparentemente gratuito método audiovisual, empezaron imitando lo que debió parecerles nuestro uniforme: calzado deportivo de saldo, vaqueros de saldo, chupas de saldo y tabaco de gorra, que hasta los niños se lo sacaban a cualquier viandante que veían fumando por la calle. Les daba lo mismo que fuera rubio o negro con tal de que pudieran componer la estampa misma de la felicidad con el cigarrillo entre los labios. Y junto con lo más abstracto del idioma, que es lo último que se aprende, los bosnios terminaron por descubrir que no era lo mismo un pantalón vaquero de saldo que uno de marca y por supuesto, que no valía lo mismo. Así, del gorroneo de tabaco pasaron a regalar a los vecinos de Leganés ramitas de olivo “por la paz en Bosnia” a cambio de un donativo y de ahí directamente al tajo, a buscar trabajo remunerado para poder comprar más y mejores objetos.
- Los bosnios se han integrado -sentenciaron las autoridades.
En paralelo al proceso integrador de los hoy felices consumidores bosnios, yo había sufrido un proceso desintegrador inverso por culpa de mi profesión: la fotografía. Cuando colocaba bien colocadito el objeto que iba a fotografiar y lo limpiaba 1.000 veces para que se viera limpito y lo iluminaba por todos lados para que se viera clarito, sabía que los objetos sólo se veían de esa manera tan bonita en las fotografías. Entonces me hice consumista de imágenes. También había visto cómo, una vez desprecintados, los objetos sufrían una agonía irreversible que los llevaba cada vez más rápidamente al trastero, luego a la basura y finalmente a los descampados esteparios que rodean los suburbios de las ciudades. Entonces empecé a cuidar y a conservar los objetos que ya tenía, que eran prácticamente todos los que necesitaba mas algunos repetidos. Pero esta desintegración me estaba convirtiendo en una especie de ermitaño contemporáneo. Sí, me había liberado del tiempo de consumo: horas de búsqueda y comparaciones, gestiones y papeleos varios para conseguir créditos y pagos aplazados, actos de compraventa, igual a…; pero junto con el tiempo dedicado al consumo, también había perdido la mayoría de relaciones y temas de conversación que entablaba con mis semejantes. Sí, me había convertido en un teletrabajador con teléfono, telefax, televisión, telecorreo, telerevistas, teleperiódicos y todo tipo de telecomunicaciones, tanto de ida como de vuelta, pero apenas pisaba la calle. ¡Y es que cuando quise darme cuenta, me estaba perdiendo la fiesta del consumo, una fiesta por la que los marroquíes se juegan la vida tratando de cruzar el Estrecho de Gibraltar en una barca o por la que mujeres dominicanas, polacas, rumanas, búlgaras, nigerianas, etcétera, están dispuestas a esclavizarse en cualquier trama sexual sólo para estar aquí, una fiesta a la que yo estaba invitado desde que nací y que se celebraba todos los días a apenas unos kilómetros de mi casa!. Así, el 1º de mayo de 1994 me levanté muy de mañana, me arreglé de buena gana y me fui a pasear por el hipermercado. La amplia zona de aparcamiento de Parquesur estaba hasta los topes, los comercios que no eran del ramo de la hostelería, de la recreación mas algunas pocas y pequeñas tiendas de minucias, estaban con los cierres echados, pero los pasillos climatizados y ajardinados estaban repletos de gente de todas las edades, familias enteras, paseando, simplemente paseando: sin carros, sin bolsas y vestidos de fiesta. ¿Cómo?, me dije, ¿hay tantos bosnios en Leganés?. Y tan bien vestidos, y tan guapas las bosnias. Esto es, pensé, que de la misma manera que las ciudades medievales se articulaban alrededor de las iglesias y las burguesas alrededor de las plazas mayores, las sociedades consumistas se están articulando en torno a los hiper: ahora estoy en el centro de la nueva ciudad. Y abrí los ojos para verlo todo. Estaba en un barrestaurant, frente a un jukebox, entre un póster de Marilyn y otro de Elvis y a punto de pedir una Cocacola cuando lo comprendí todo de golpe. ¡Bosnio, bosnio, bosnio!, me decían con la mirada los que descubrían mi desasosiego por haber comprendido de repente que durante todo este tiempo yo también había sido un bosnio de otros, sólo que había empezado antes y había tardado más tiempo en enterarme. ¿Y ahora qué?, pregunté con la mirada a los que se reían de mi.
- Ahora puedes volver a empezar a consumir cuando quieras, pero desde hoy ya te puedes ir sin comprar nada, pero contento.

Share

danza te quiero dance


El cuerpo se contorsiona envuelto en capas común sacacorchos, la tela enrollada perfila las curvas de la espalda, las nalgas, los muslos y el elegante talle de garza; la danza | dance como lenguaje de gestos del cuerpo que ejecutan no sólo l@s Homo sapiens, también nuestras simpáticas mascotas las abejas, Apis mellifica, es equiparable en antiguo al lenguaje de sonidos o más, hasta puede competir con la busca del fuego en primitivo pero no en importancia. La ausencia del lenguaje de los gestos de los cuerpos convierte los actos de comunicación a distancia en segundo orden, privados como quedan de la riqueza expresiva de la comunicación sin palabras tampoco de los encuentros presenciales, esos, la danza | dance y los toros Bos taurus mejor en directo.

Sandra Bonilla al otro lao del tiempo

Otro juego de reflejos antel espejo conel bailarín, al parecer deslumbrante, ha propiciao gran reconocimiento civil y no dinástico en forma de premio a la coreógrafa desde 1.997 Sandra Bonilla, nacida en Sevilla en 1.972, hija del portero del Betis al que muchos recordarán de las colecciones de cromos de la infancia que proporcionó a Sandra las bases necesarias pa su sólida formación en danza clásica y contemporánea en Sevilla, Madrid y Rotterdam, Holanda, lugares en los destacó como intérprete antes de dar el salto a la coreografía y desde 2.001 también la dirección de la agrupación de teatro y danza La Calabaza quella misma fundó. Yo también fui 1 vez joven y debutante junto a Sandra enel reportaje del montaje titulao Tratado de pintura, 1.991, coreografía de Francesc Bravo y vestuario de Yvone Blake, que también diseñó Supermán y hasta ganó 1 Óscar de cine, pero por lo que a mí toca, hasta me alegra casi tanto como a Sandra su premio por la pieza titulada Tiempo y contraste enel certamen de danza española celebrao del 25 al 27 de junio de 2.009 enun teatro de Madrid es por rescatar la foto en la que parece la Gioconda, como 1 revelación paotro trabajo duradero que habría de venir enel que yo al menos estaba a prueba todavía cuando la hice o se hizo, queso nunca se sabe. No sé si Sandra también estaba a prueba pal papel enel que tan magníficamente se retrata, pues la pieza estaba inspirada en el Renacimiento italiano con los inevitables dibujos de Leonardo da Vinci, pero nos dio la oportunidad de conocernos, por lo que sé quenel momento le gustó a Sandra algo de mí, como espero que le guste mi felicitación.

Balkan dancers Biljana platno beleše Macedonia

Las danzas de Macedonia representan sentimientos fuertes y están llenas de motivos variados, elementos virtuosos y música con ritmos especiales que representan un desafío pa cada artista. Sus trajes son ricos en adornos. La danza Biljana platno beleše es una estilización de la canción macedonia así llamada. La bailan un grupo de mujeres hermosas con vendas largas vestidas con trajes coloridos. Simboliza la mezcla de belleza y tolerancia de las muchachas jóvenes que lavan la ropa en las orillas de los arroyos.

Share

Life victima de su éxito

Portada de Life en lengua castellana Instalación de Soledad Sevilla pa Endesa en Arco´05

El magazin ilustrao Life, fundao el 23 noviembre 1936, murió por 1ª vez el 28 diciembre 1978 ala edad de 36 años. Su cierre se debió asu éxito pues en 1972 llegó a vender 8.000.000 ejemplares en varias lenguas que alcanzaban los 40.000.000 lectores, loque encarecía sus anuncios, tampoco rentables porla gran, aunque dispersa difusión que alcanzaba ca número. Life contaba historias a base de imágenes aprovechando los progresos dela fotografía conla aparición delas cámaras ligeras y la aplicación y uso de negativos y películas cinematográficas, mas la renovación también delas técnicas de impresión conla novedad del color y sobre to conla educación dela mirada del people conlos ojos hipnotizaos porel cine, la TV y 1 nose sabe si financiador, cliente privilegiado o los 2: la publicidad que desdel siglo pasao convirtió los magazin ilustraos en lugares pal intercambio de conocimientos, motor de difusión delos descubrimientos e inventos conel resultao que algunos editores como losde Life hasta obtenían ingresos. Del fenómeno dijo Gísèlê Freund que contribuyó al decisivo paso de sociedad eminentemente agraria a industrial de United States enel periodo de entreguerras del siglo XX a base de poner en cont@ct visual y práctico alos diferentes sectores productivos de tan extenso país. Los peligros también eran imprevisibles y en Internet también se sabe qué es morir de éxito, páginas tan visitadas que no son capaces de soportar el coste del tráfico de datos ni técnica ni económicamente. Aunque se puede pensar que Life murió por primera vez a manos de las teles, pues convivió sólo en Estados Unidos con 800 cadenas, su primera caída se debió a la poca rentabilidad publicitaria que proporcionaba, demasiado caro para anunciantes pequeños, relegados a posiciones secundarias, demasiado exquisito y detallista en el manejo de la información para las grandes marcas que a pesar de todo echaron sus propias cuentas, es decir, el éxito y primera muerte de Life no necesariamente llevó aparejada la desaparición de los magazin, un soporte para entrevistas, reportajes -extraña derivación dela palabra english report equivalente a la française dossier y a la castellana informe- y columnas de opinión ilustradas con imágenes en color de caras, paisajes y naturalezas muertas o bodegones tan reconocibles que aunque sea un género o géneros recientes se nos aparecen tan eternos como variados. Los editores de Life trataron de refugiarse en magazin locales, temáticos y especializados en los que el precio de la independencia y solvencia de contenidos no estaba compensado por la publicidad con el resultado que pagaban un poco más los lectores a los que trataban de fidelizar mediante suscripciones. Las grandes marcas abrieron su propio sendero magazineril y nació la prensa gratis financiada con publicidad otra vez, pero conel resultao de medios de comunicación elaborados de refritos, el celebrado cementerio visual incluso contra vivos a los que se da por muertos si no es que se los mata del susto y vivillos que viven opíparamente tramando escándalos a otras y otros en base a delitos que no son delitos, fiscales que no son fiscales, abogados que no ejercen de abogados, declaraciones que no son declaraciones, interminables reportajes de lugares en los que las tradiciones conviven con las moderneces, informaciones en fin que no es información. Life ha renacido recientemente comola metamorfosis delas mariposas.
Bibliografía: Gisèle Freund, La fotografía como documento social (Photographie et Societé, 1974), Gustavo Gili ed., 1986.

Share
edit JP Clemente | mark*page | powered WordPress | tema Motion by 85ideas.